Inicio > Actualidad > Entrevistamos a Ana Sánchez Amores

Actualidad

Entrevistamos a Ana Sánchez Amores

Este mes de marzo nos comprometemos con el desafío: Somos Iguales, dentro del marco de las diferentes acciones que realizaremos bajo el lema 12 Meses & 12 Desafíos.

Por este motivo, nuestro compañero Rubén López está realizando diferentes entrevistas a mujeres de la ciencia. Todas ellas serán protagonistas y grandes ejemplos de innovación, descubre su historia, pasos y logros.

Ana Sánchez Amores

 

Ana Sánchez Amores es tecnóloga en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona, donde ha trabajado los últimos 25 años con diferentes responsabilidades en la ICTS, Sala Blanca Integrada de Micro y Nano fabricación del IMB-CNM: Responsable del Área de Grabados Secos y Húmedos, Subdirectora Técnica del IMB-CNM y Responsable de la ICTS, o Responsable de la Oficina de Proyectos. Actualmente trabaja como Adjunta de la Subdirección Técnica del IMB-CNM para la Mejora Continua y está a cargo de varios proyectos, entre ellos el MINATEC-PLUS, un proyecto cofinanciado con fondos FEDER y CSIC para la mejora de los equipos e instalaciones de la ICTS. 

Ana, antes de empezar con la entrevista quisiera darte las gracias por tu disposición y tu colaboración en este proyecto. Para poder entender mejor tu campo de investigación me gustaría que nos explicaras qué hacéis en el Instituto de Microelectrónica de Barcelona para que la gente pueda conocer mejor vuestro día a día. 

El Instituto de Microelectrónica de Barcelona es uno de los tres institutos que forman el Centro Nacional de Microelectrónica (CNM) que depende del CSIC, y que tiene también sedes en Madrid y Sevilla. Nuestro trabajo consiste en realizar investigación y desarrollos tecnológicos de innovación a nivel micro y nanométrico. Investigamos y desarrollamos dispositivos que utilizan en la mayoría de los casos, aunque no exclusivamente, procesos de fabricación en los que se basa la microelectrónica clásica. Algunos ejemplos de estos dispositivos son microsistemas que funcionan como sensores ópticos, de movimiento o para detección de sustancias y que pueden tener aplicaciones médicas o medioambientales entre otras; o dispositivos de potencia para aplicaciones de automoción y aeroespaciales. Para fabricar estos dispositivos con las dimensiones del orden de micro y nanómetros, trabajamos con unos equipos muy sofisticados y en unas condiciones muy determinadas que conseguimos operando en una Sala Blanca, un laboratorio exento de partículas y con unas condiciones de temperatura y humedad controladas que consiguen eliminar las impurezas que puedan dañar los dispositivos que fabricamos.

Siga leyendo en LinkedIn, pinche aquí
Descargue la entrevista en PDF

Álava Ingenieros utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.