La ciencia necesita a las mujeres

Desde Grupo Álava apoyamos a todas las mujeres que se dedican a la ciencia y animamos a todas aquellas que quieran hacerlo en un futuro. Consideramos que la incorporación de las mujeres a las profesiones STEM es vital para el progreso del país.

Cada vez son más los estudios que afirman que muchas de las barreras que encuentran las mujeres en la ciencia no son solo barreras externas, si no fundamentalmente internas. Por lo general, a lo largo de los años, han existido y existen puestos considerados “femeninos” y “masculinos”. Eso ha hecho que muchas de ellas no se sientan capaces de estudiar estas áreas.

En la sociedad, tenemos la percepción de que la situación de las mujeres está evolucionando, pero la realidad de los datos estadísticos es otra muy diferente. La científica María Bayán, miembro de la Sociedad Española de Bioquímica y Biología Molecular, afirma en una entrevista realizada por el ABC que “es la primera vez desde hace siete años que empezamos a perder talento femenino en el ámbito científico durante las primeras fases de la carrera investigadora. Los puestos de responsabilidad en la ciencia un 70 por ciento los ocupan hombres. A las mujeres en la ciencia se nos ve menos capaces, menos competitivas.”

Cabe destacar que no todas las personas son iguales en su habilidad, carácter o motivaciones, pero debieran ser iguales en su oportunidad para desarrollar el propio carácter, su motivación y sus habilidades. Son los pocos referentes que tienen en comparación con los hombres, lo que les hace perder confianza en sí mismas. Se trata de una realidad estadística que hoy por hoy no evoluciona, pero debería de hacerlo.

En el ámbito de la tecnología ocurre exactamente igual. Sara Gómez, profesora de la UPM afirma que “el futuro tecnológico no será si no están las mujeres. Las tecnologías de hoy y las que están por venir deben estar diseñadas por hombres y mujeres de forma igualitaria.”

Es necesario avanzar hacia una sociedad mejor, en la que hombres y mujeres convivan en una situación de igualdad de representación en los puestos de trabajo. Las habilidades no están asociadas a ningún género en concreto, sino simplemente a personas. Contribuyamos a mejorar el mundo en el que vivimos.